Exposición HEURA

10 años trabajando por el emprendimiento inclusivo de mujeres en riesgo de exclusión social.

La hiedra, heura en catalán, es una planta escaladora de hojas verdes y brillantes, conocida por su fuerza y su enorme capacidad de adaptación.

Estableciendo un bello paralelismo con esta planta, la exposición «Heura. Red de Mujeres Confía» recorre la experiencia de 17 mujeres de orígenes muy diversos (Brasil, Colombia, Ecuador, España, Nigeria y Senegal, entre otros), en su mayoría migrantes y con residencia en Madrid, Barcelona y Mallorca.

Mujeres que, en situación de vulnerabilidad y riesgo de exclusión social y financiera, apoyadas por el Programa Confía de emprendimiento inclusivo Confía, han conseguido poner en marcha sus propios negocios, de pequeño comercio, logrando así un impacto positivo directo en sus vidas, en las de sus familias y su integración social a través del autoempleo y los microcréditos solidarios, potentes herramientas de lucha contra la pobreza.

Retratadas por la fotógrafa Martina Matencio (martinamatencio.com) y el videógrafo Joan Martínez, captadas en su entorno laboral, mostrando su belleza en todos los sentidos, ellas son las protagonistas, mujeres que nos despiertan admiración a la vez que transmiten un mensaje de fuerza y resiliencia.

Datos técnicos

Un proyecto de: Treball Solidari. Fotografía: Martina Matencio. Vídeo: Joan Martínez Ros. Diseño expositivo y asesoramiento curatorial: Beatriz Escudero. Diseño gráfico: The Positive Space. Producción: Palosanto Comunicación Gráfica. Exposición financiada por: Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030.

Porque nunca fueron mujeres vulnerables, solo necesitaron una oportunidad.

Confía: un programa de emprendimiento inclusivo para mujeres en riesgo de exclusión social.

Heura conmemora los 10 años del Programa Confía, fundado en 2011 en Palma (Mallorca) por la ONG Treball Solidari, y presente también desde 2019 en las Comunidades Autónomas de Cataluña y Madrid.

El programa impulsa el autoempleo en mujeres en riesgo de exclusión social y/o financiera favoreciendo su integración social. La confianza es la pieza clave del programa que basa su innovadora metodología de acompañamiento, formación y acceso a microcréditos, en la solidaridad, el compromiso y la corresponsabilidad.

Ndeye Khady Diakhate

Senegal. Vendedora puesto de mercado, Mallorca

De origen senegalés, Khady vive en Mallorca sola con sus tres hijos y trabaja como vendedora en diversos mercadillos de la isla. Desde que entró en el Programa en 2017 ha animado a otras muchas compañeras a trabajar por cuenta propia ante la falta de oportunidades. Ella es una de las fundadoras del grupo de apoyo “Trabajadoras”.

“Llevo en España desde 1997 quise venir para mejorar mi nivel de vida y ayudar a mi familia. Conocí el Programa Confía a través de una amiga, así empecé yo, y luego hablé del Programa a mis compañeras y ahora se han venido todas, formamos un equipo muy grande. A través del Programa he podido comprar género, estoy muy agradecida al Programa Confía y animo a todas las mujeres a que se unan para poder mejorar su negocio o sus condiciones de vida.”

Emilse Loizaga

Argentina. Propietaria fundadora Jabones Panambi Calvià, Mallorca

Ella, su marido y sus hijos dejaron Corrientes (Argentina) en 2018 con la idea de mejorar su calidad de vida y consolidar su marca de jabones artesanales en un país en el que creyeron que todo sería más fácil. Tras muchos obstáculos, Emilse ha conseguido emprender de nuevo desde cero y hacer crecer su negocio, del que ahora vive toda la familia gracias a su perseverancia, esfuerzo y entusiasmo.

“El Programa lo conocí hace más de dos años. Estábamos saliendo de la pandemia y la realidad es que yo estaba desesperada, en ese momento alguien me habló de Confía y empecé a asistir a las reuniones y a los grupos. Cuando descubrí Confía fue un bálsamo, ver a otras mujeres que estaban en situación similar a la mía, emprendiendo, inmigrantes, y poder encontrar una solución desde la empatía, porque todas estábamos allí por el mismo motivo, buscando una mejor calidad de vida para nosotras y nuestros hijos. Ahora, estamos en la segunda etapa del negocio, dejamos la supervivencia y hemos incrementado nuestros clientes y vamos a lanzar nuestra tienda online.”

Marlen Andrea Molina

Colombia. Costurera propietaria taller de confección y arreglos Madrid

Costurera de profesión en Colombia, allí contaba con su propio taller y un equipo de trabajadoras. En España no ha encontrado tantas oportunidades como esperaba, sin embargo, no se rinde. Realiza trabajos de arreglos y confección en el sector mientras desarrolla su idea de negocio: un taller propio especializado en tallas grandes.

“Tengo un negocio de costura aquí desde hace 1 año y poco, en Colombia también tuve un negocio 12 años mi negocio con 10 máquinas y operarias, pero decidí venirme a este país a experimentar y ver si aquí tenía la posibilidad de crecer un poco más. Gracias a Confía he podido comprar mis tres primeras máquinas porque lamentablemente es difícil que le den a uno la oportunidad por ser nuevo en un país y no poder acceder a un crédito. Mi sueño es tener un taller mucho más grande, donde pueda fomentar trabajo.”

Gesicleia (Nega) Batista Gimenes

Brasil. Propietaria tienda de skate C-Vida y gestión alquiler vacacional Barcelona

Ella, su marido y sus hijos dejaron Corrientes (Argentina) en 2018 con la idea de mejorar su calidad de vida y consolidar su marca de jabones artesanales en un país en el que creyeron que todo sería más fácil. Tras muchos obstáculos, Emilse ha conseguido emprender de nuevo desde cero y hacer crecer su negocio, del que ahora vive toda la familia gracias a su perseverancia, esfuerzo y entusiasmo.

“El Programa lo conocí hace más de dos años. Estábamos saliendo de la pandemia y la realidad es que yo estaba desesperada, en ese momento alguien me habló de Confía y empecé a asistir a las reuniones y a los grupos. Cuando descubrí Confía fue un bálsamo, ver a otras mujeres que estaban en situación similar a la mía, emprendiendo, inmigrantes, y poder encontrar una solución desde la empatía, porque todas estábamos allí por el mismo motivo, buscando una mejor calidad de vida para nosotras y nuestros hijos. Ahora, estamos en la segunda etapa del negocio, dejamos la supervivencia y hemos incrementado nuestros clientes y vamos a lanzar nuestra tienda online.”

Porque nunca fueron mujeres vulnerables, solo necesitaron una oportunidad.